Cinco cabañas ecológicas de lujo que cuidan de su salud

by Ana Franco

El objetivo es aparcar rutinas y problemas y aislarse en refugios ocultos rodeados de exotismo. La agencia de viajes de alta gama Nuba ha seleccionado cinco cabañas de lujo que satisfacen dicha demanda. Ofrecen terapias de spa inspiradas en rituales ayurvédicos, actividades en plena naturaleza, gastronomía biológica… ¿Quién dijo estrés?

1. Ulusaba. Sudáfrica

El hotel Ulusaba, ubicado en la sabana, en la reserva privada Sabi Sands, dispone de varias cabañas de tipo lodge que presumen de ser de las más exclusivas del mundo. Según Nuba, no existe mejor lugar para divisar a los big five o cinco grandes animales africanos: el león, el elefante, el búfalo, el rinoceronte y el lepardo. En este refugio privilegiado, fronterizo al Parque Nacional de Kruger, los animales circulan a su gusto, y muchos escogen los alrededores de Ulusaba para vivir, pues el terreno está libre de cazadores.
El establecimiento fue adquirido en 1999 por Richard Branson, propietario del coloso empresarial Virgin, quien no descuida su compromiso con el medio ambiente y la fauna local promoviendo el desarrollo de programas de conservación. Su equipo profesional lo forman nativos de pueblos cercanos, con lo que se favorece su integración.

Las cabañas están construidas en lo alto de colinas y árboles, y ofrecen vistas panorámicas espectaculares de la reserva de 66.000 hectáreas. Las habitaciones, de tipo colonial, son infinitas y disponen de terrazas privadas, sábanas de seda, piscina con vistas y spa con tratamientos naturales, entre otros servicios.

2. Hoshinoya Kyoto. Japón

Erigido sobre la centenaria residencia de un rico comerciante del pueblo de Arashiyama y rodeado por los jardines más bellos del mundo se encuentra el ryokan (un tipo de alojamiento tradicional japonés) más exclusivo de la dulce Kioto. De relajante decoración minimalista, se fusiona con la esencia pura de la tradición nipona. Las habitaciones, con sus grandes ventanales con puertas correderas, permiten que penetre la deslumbrante luz y la belleza del exterior.

Allí solo se accede a través de un hermoso y serpenteante paseo en barca privada a través de un lago velado por un frondoso bosque. Una experiencia altamente recomendable en otoño, cuando el rojo intenso tiñe los árboles, para los viajeros que buscan huir del mundanal ruido y disfrutar del placer del descanso en este lugar tan aislado como acogedor. Su distinguida y delicada gastronomía, elaborada por el chef Ichiro Kubota, es otra razón de peso para retirarse a este rincón de paz.

3. Longitude 131. Australia

Es el único campamento ecológico de cinco estrellas que ofrece vistas directas desde todas sus habitaciones al majestuoso monte Uluru (también conocido como Ayers Rock), uno de los monolitos más grandes del planeta. Lo forman 15 villas privadas, que rememoran las tiendas de los primeros exploradores pero con todos los detalles de un hotel de lujo.

Cuando las radiantes tonalidades rojizas del Uluru comienzan a oscurecer a medida que el sol se pone en el centro espiritual de Australia, la mayoría de los visitantes abandonan el lugar, dejando el Parque Nacional de Uluru-Kata Tjuta a sus guardianes aborígenes. La noche cobra vida con el sonido de un didgeridoo, el instrumento de viento ancestral, bajo el impresionante cielo estrellado del desierto, mientras el viajero disfruta de una experiencia gastronómica única, regada con los vinos más selectos.

4. Awasi. Chile

Inspiradas en los antiguos refugios patagónicos y puestos de estancias, las 12 villas privadas que forman el hotel tailor-made más exclusivo del país fueron diseñadas para divisar las mejores vistas del bosque, el lago Sarmiento, las pampas y, por supuesto, las impresionantes Torres del Paine. Se construyeron con maderas locales en una reserva privada al abrigo de los fuertes vientos patagónicos, de manera que se mimetizan con el entorno.

Cuentan con sala de estar, chimenea, terraza e incluso un hot-tube o bañera de hidromasaje para disfrutar de baños calientes en sus noches más frescas. La fauna autóctona se mantiene intacta en estos bosques y planicies, y se divisan manadas de guanacos, ñandúes, zorros, cóndores y, en ocasiones, pumas. Es el único lodge de Sudamérica que presume de ofrecer un vehículo 4X4 y un guía privado por cada habitación.

5. Ulagalla. Sri Lanka

Reconocido como uno de los mejores hoteles boutique de Sri Lanka, Ulagalla presenta 20 villas de lujo, con piscina privada, ecológicamente integradas y repartidas en 23 hectáreas de exuberante vegetación tropical. El centro del recinto lo preside una mansión de un antiguo cacique, con más de 150 años de historia, reconvertida en la zona común del alojamiento.

Ofrece un spa con tratamientos ayurvédicos, paseos en bicicleta para explorar la zona, servicio de cuidado infantil, equitación y tiro con arco, cenas preparadas con alimentos ecológicos recogidos por los clientes… Una experiencia sensorial y cultural única a solo unos pasos de Anuradhapura, la primera y más antigua capital del país.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *