Cinco destinos a los que llegar en ‘jet’ privado

by Ana Franco

En los últimos años ha surgido una tendencia turística clara: cada vez más viajeros hacen todo lo posible por buscar destinos vacacionales que se escapen de los circuitos habituales. Y es que muchos turistas se han cansado de los lugares más populares, pues las crecientes multitudes y el sobredesarrollo han impactado negativamente en las culturas y tradiciones locales.
El aumento del número de visitantes a destinos remotos como Bután y Dominica dan fe de esta corriente, pero el acceso a estos paraísos en vuelo regular o bien es imposible o lleva mucho tiempo. Por eso han comenzado a utilizarse los vuelos chárter, es decir, los aviones fletados ex profeso, que proporcionan un acceso más directo a algunos destinos únicos. La compañía de alquiler de aviones Chapman Freeborn ha reunido una lista de sus destinos favoritos que son difíciles de alcanzar con un vuelo regular:

1. Kiribati

La nación insular de Kiribati está formada por 33 atolones situados en medio del Océano Pacífico. Ofrece vastas extensiones de tierra virgen, un paraíso tropical libre de turismo y aguas cristalinas, lo que le ha convertido en una meca del buceo. La nación sólo dispone de una cafetería y de un taxista registrado, pero a los turistas no les falta su confort habitual. Hay varios hoteles excelentes en la isla principal, Tarawa, también famosa por sus deliciosos mariscos.

En Kiribati sólo aterrizan dos vuelos internacionales a la semana, que parten de las cercanas repúblicas de Fiji y Nauru, lo que significa que acceder al país en un vuelo regular conlleva mucho tiempo, ya que suele requerir múltiples paradas. Para llegar directamente se puede viajar en jet privado hasta el Aeropuerto Internacional Bonriki, en Tarawa, o hasta el aeropuerto Cassidy de Banana, en la isla de Kiritimati (Kiribati).

2. Liechtenstein

El montañoso principado de Liechtenstein, entre Suiza y Austria, no tiene aeropuerto (sino helipuerto), pero le sobran los motivos por los que visitarlo. El país se encuentra en los Alpes, lo que implica la oportunidad de esquiar y de practicar senderismo, escalada y ciclismo, pues lo atraviesan más de 56 kilómetros de carriles para bicicletas. Si opta por viajar en jet, puede aterrizar en los aeropuertos limítrofes, como el de Zúrich, en Suiza.

3. Bután

Ubicado en las escarpadas montañas de la cordillera del Himalaya oriental, el Reino de Bután es un país sin litoral bordeado por China e India. Está considerado como la gran joya del Himalaya y como el último reino budista Mahayana, y se ha convertido en uno de los destinos turísticos más exclusivos y codiciados. Entre las actividades que ofrece se cuenta el golf (cuenta con uno de los campos de golf más altos del mundo) y la caminata hasta el Nido del Tigre, un antiguo templo budista que se posa en lo alto de una ladera.

El Gobierno butanés restringe el número de turistas que entran en el Reino cada año, por lo que solo unos pocos afortunados han disfrutado a día de hoy del país.

El único aeropuerto de Bután, el de Paro, a seis kilómetros de la ciudad de Paro, está considerado como uno de los lugares más difíciles del mundo para despegues y aterrizajes, y todos los vuelos requieren de un especialista butanés a bordo que ejerce como guía. La aerolínea Drukair proporciona vuelos regulares. Sin embargo, los puntos de partida disponibles se limitan al sur de Asia. Una reciente asociación entre Chapman Freeborn y la compañía aérea nacional de Bután permite llegar hasta allí directamente en jet privado desde todo el mundo.

4. Dominica

Esta pequeña isla del sur del Mar Caribe es vecina de las islas Guadalupe y Martinica, y se le conoce como la Isla Naturaleza del Caribe, porque ofrece una inmersión total en un ecosistema tropical virgen. Imagine parajes conocidos como Barbados y Santa Lucía sin el turismo de masas y el desarrollo que han alcanzado. Sus exuberantes selvas montañosas son hogar de algunas de las especies de plantas y animales más raras, y sus playas casi vacías compiten con las mejores de la zona. La isla mantiene la actividad volcánica geotérmica activa, y dispone de las aguas termales del Lago Boiling.

Como no hay servicios aéreos regulares hasta la isla, los viajeros se limitan a llegar a las islas cercanas, algunas de las cuales también son de difícil acceso. El principal aeropuerto de las islas, Melvin Hall Airport, puede acoger jets de tamaño medio.

5. Timor Oriental

Se compone de la mitad oriental de la isla de Timor, en el sudeste de Asia, y tiene el título de primer nuevo estado soberano del siglo XXI. El número de visitantes de fuera del Sudeste Asiático son bajos en Timor Oriental, y como resultado las culturas locales han quedado relativamente vírgenes.

La costa norte de la isla tiene arrecifes de coral que ofrecen buceo y snorkel y playas de arena blanca abandonadas. El café de Timor Oriental también es considerado por muchos como el mejor del mundo (de hecho, Starbucks es uno de los mayores clientes del país), lo cual le da al turista la oportunidad de relajarse en una isla paradisíaca con poca gente y con la taza más fresca posible del café más fino.

Los servicios aéreos regulares pueden ser estacionales e irregulares, y están limitados a las salidas de las inmediaciones, desde Singapur, Bali y Darwin, en Australia. El aeropuerto internacional Presidente Nicolau Lobato puede aceptar aviones de tamaño medio.

 

Artículos relacionados

Las ocho ciudades más atractivas a vista de pájaro

Diez islas privadas únicas para abordarlas en ‘jet’

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *