El ‘champagne’ francés da la bienvenida al verano

by Ana Franco

La llegada del verano nos brinda, por tradición, poses más o menos desagradables de famosos en la playa y nuevos diseños de cubiteras por parte de las principales casas de champán francés. Ruinart, Veuve Clicquot y Moët Chandon, todas ellas pertenecientes al coloso francés Moët Hennessy Louis Vuitton LVMH, no suelen faltar a su cita con el calor para que no decaiga la alegría y sus clientes sigan consumiendo champán en alta mar.

Ruinart ha echado mano de artista colaborador y ha creado, de la mano del francés Hervé Van der Straeten, la colección Miroir, que consiste en posabotellas y cubiteras que «plasman, en volúmenes y materias, la luminosidad y la pureza de la [uva] chardonnay«, según el artista. El pack de botella blanc de blancs y posabotella cuesta 108 euros. La cubitera (en la imagen), que se vende a través de Ruinart, tiene un precio de 6.800 euros.

Por su parte, Moët & Chandon, que en junio del año pasado pasó por alto los protocolos habituales y lanzó Moët Ice Impérial, un champán para tomar con hielo, introduce novedades tanto en la distribución como en el packaging de esta bebida. Si bien en 2011 llegaba a pocas ciudades del mundo, este verano estará disponible en toda España en tiendas especializadas. La botella se puede encontrar por 67 euros en Internet, aunque su precio depende del establecimiento. En general es más caro que el Moët Brut Impérial clásico.

Cada botella de Ice Impérial dispone de un código de información QR que da acceso a una aplicación para smartphones, Icetagram. A través de ella, las imágenes tomadas con los teléfonos se transformarán con unos filtros de fotografía (al estilo Instagram), que les darán un aire de glamour. La página de Facebook de Moët en España colgará las mejores instantáneas a partir de junio.
A la hora de servirlo, la casa recomienda grandes y elegantes cubiteras repletas de hielo, para dar la sensación de frescura, aderezadas con hojas de menta, una rodaja de pepino, cáscara de pomelo blanco… Usted haga lo que pueda.

En Veuve Clicquot Ponsardin la novedad se llama Clicq’up Rosé, una cubitera plegable en formato bolsillo que ya existía en color amarillo y que ha sido rediseñada en rosa. No es un gran cambio pero se ve que les ha dado buenos resultados. El diseñador belga Mathias van de Walle firma el objeto, concebido para ser el «medio portátil perfecto para abrir, utilizar y transportar una cubitera de Veuve Clicquot». Una vez plegada, es fácil de guardar y de llevar. También se puede reutilizar en 3 ó 4 ocasiones. Su precio es de 48 euros y se vende en las principales tiendas gourmet de España.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *