El gasto en viajes de lujo aumenta un 62% en un lustro

by Ana Franco

Los turistas prefieren el lujo de Maldivas, Italia y Francia al de España. Una encuesta realizada el pasado agosto por el sello de calidad hotelera Small Luxury Hotels of the World (SLH) entre más de 800 clientes suyos de todo el mundo revela ahora que las islas Maldivas, en el Océano Índico, son el destino preferido para unas vacaciones exclusivas. Así lo ha elegido el 13% de los encuestados (que no pertenecen a Estados Unidos ni a Canadá, los únicos mercados de origen que no han destacado a Maldivas entre sus tres primeros destinos de lujo). Un 12% se queda con Italia y otro 11% con Francia.

El informe de SLH muestra otros datos significativos de la industria, como que el 62% de los encuestados ha incrementado considerablemente el consumo de productos de lujo en el sector de viajes en los últimos cinco años. Los rusos protagonizaron el mayor auge en el consumo, con una subida del 90% en viajes.

Preguntados por el artículo de lujo preferido, se decantan por unas lujosas vacaciones (42%) y por experiencias memorables (40%), por delante de otros artículos de lujo tangibles como automóviles, joyas o ropa. No fue el caso de Canadá, donde un 58% de los encuestados citó como primera opción un coche de alta gama.

Mejor un cinco estrellas

Cuando se preguntó a los clientes de SLH por los elementos más importantes de unas vacaciones de lujo, las facilidades de los hoteles cinco estrellas y las experiencias fueron las principales elecciones, con el 28% y el 26% de las opiniones favorables, respectivamente. Los canadienses y los latinoamericanos pusieron menos énfasis en los establecimientos top y más en las experiencias (39% y 36%), mientras que los británicos mostraron que el lujo excesivo es innecesario y la mayoría optó por los cinco estrellas sobre cualquier otro elemento.

Cuando los alemanes eligen un hotel de lujo, la mayoría (30%) prefieren aquel que les haga sentir como en casa, algo que también es relevante para el 27% de los chinos consultados y para el 22% de los latinoamericanos. Los británicos y los estadounidenses no son tan exigentes en este sentido (es la opción preferida para el 10% y el 11%, respectivamente), quizás indicando que ellos están más cómodos cuando se trata de salir de la rutina diaria.

El servicio personalizado también es significante, sobre todo para australianos y estadounidenses, que superan la media del 17% (26% de los australianos y 24% los americanos).

Un complejo hotelero con playa lejos del mundanal ruido es la idea que más encuestados tienen de unas vacaciones de lujo (43%). No es el caso de los latinoamericanos, a los que atraen menos las playas y más los hoteles céntricos y vanguardistas (36% en comparación con la media del 16%).

El hotel ecológico influye en la selección de casi uno de cada tres encuestados estadounidenses (30%), que dan preferencia a este tipo de alojamiento frente al 14% de media. Las mansiones rurales despiertan el interés de franceses, alemanes y británicos, mientras que chinos y rusos prefieren, por encima de la media, centros de bienestar y spa.

No más de 2.400 euros

En cuanto al gasto en viajes de lujo, el 84% de los encuestados afirmó que no estaría dispuesto a gastar más de 2.000 libras (unos 2.400 euros) en una escapada de fin de semana. En China, el 55% invertiría menos de 1.000 libras (1.200 euros) en un fin de semana de lujo, mientras que un tercio de los encuestados rusos no tendría ningún problema en superar las 2.000 libras por un fin de semana de placer.

En Francia un 63% de los encuestados mostró una mayor disposición a invertir una suma superior a la media en una cena de lujo para dos, afirmando que no dudarían en gastar más de 200 libras (240 euros), en comparación con el 43% de media.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *