Hermès bota un ‘megayate’ con el constructor Wally

by Ana Franco

Dos marcas de lujo se han embarcado en una joint venture para surcar juntas los mares: la francesa Hermès, que con ésta realiza su primera incursión en el mundo naviero, y el fabricante de barcos con sede en Mónaco Wally. Su travesía ya ha dado el primer fruto: un espectacular yate de 38 metros de ancho y 58 de largo apodado WHY 58×38, que por ahora sólo existe en formato maqueta de tamaño natural (amarrada en la localidad de Ancona, en la costa adriática italiana). Navega en la categoría de los megayates (gigantes de más de 35 metros de eslora o longitud). Y su precio es megacaro: entre 90 y 100 millones de euros, aunque su coste final depende de las peticiones particulares de cada cliente, cuando los haya.

«Acabamos de terminar la fase de diseño, que nos ha llevado casi un año, y la construcción de nuestra maqueta a escala natural. Después entraremos en la fase de la ingeniería, que durará de seis a ocho meses. La construcción de WHY 58×38 tardará entre dos años y medio y tres años, con lo que estará listo a finales de 2012 o a principios de 2013”, dice un portavoz de la nueva  compañía surgida de la joint venture, Wally Hermès Yachts (WHY). Por ahora, los responsables de WHY no han recibido ninguna petición. «Presentamos el proyecto hace una semana, y muy pocas personas habían visto algunos trabajos preliminares durante el verano pasado. Seguramente, los que lo vieron muestren interés ahora, y lo mismo ha pasado durante el Monaco Yacht Show», dice el portavoz.

Por fuera, el WHY 58×38 es imponente y muy distinto al comúnde los yates. Dibuja la silueta de la proa de un barco, y alcanza una velocidad máxima de 14 nudos (26 kilómetros por hora). Por dentro se divide en tres plantas (cada una con su amplia cubierta) ideadas para 12 pasajeros y 20 integrantes de la tripulación. En la superior se halla una suite de 200 metros cuadrados con terraza. La luz entra a raudales por cada rincón y el minimalismo y la apertura de espacios son una constante a bordo.

Los invitados se emplazan en la segunda planta, equipada con cinco suites, dos de ellas con acceso directo a una terraza. Alrededor de la sala de lectura se ha habilitado una zona común. La planta baja es la de los caprichos: un amplísimo salón, sala de música, spa, sala de cine, helipuerto y comedor. Todo ello abierto al mar y sobre una superficie de 3.600 metros cuadrados. La zona se completa con una piscina interior de 25 metros de largo. «El espacio es el gran lujo en el mar, pero creo que el nuevo lujo será el tiempo para disfrutarlo», dice Pierre- Alexis Dumas, director artístico de Hermès e integrante de la familia Dumas, propietaria de la mayor parte del capital de la compañía francesa.

El techo del primer modelo de yate de la compañía WHY estará cubierto de paneles solares, que se instalarán también a ambos lados del casco, con lo que sumarán 900 metros cuadrados de paneles termofotovoltaicos. Según los directivos de la empresa, en comparación con un yate de sus mismas dimensiones, el WHY 58×38 ha sido concebido para reducir el consumo de energía, con un ahorro de unas 200 toneladas de combustible al año. El gasto anual de un megayate ronda un millón de euros en concepto de tripulación, amarre, mantenimiento… “Estamos muy interesados en crear una nave que tenga un impacto medioambiental reducido”, dice Pierre-Alexis Dumas. «Nuestro objetivo es reducir el consumo de combustible por año y por yate: entre el 20% y el 30% para propulsión y entre el 40% y el 50% para generación», comenta Luca Bassani Antivari, presidente y consejero delegado de Wally, una firma que ha construido 120 yates desde 1993, año en el que se fundó la compañía. Hermès, más conocido por sus bolsos birkin, que cuestan alrededor de 3.000 euros, y por sus pañuelos y corbatas de seda, ya diseñó para la compañía aeronáutica Eurocopter (propiedad de EADS) su modelo EC135. También decoró el interior del impresionante automóvil Bugatti Veyron, cuyo precio asciende a 1,3 millones de euros.

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *