La relojera Richard Mille también embellece las camisas

by Ana Franco

La compañía independiente Richard Mille, que fundó en 2001 su actual presidente, Richard Mille (Draguignan, Francia, 1951), con la ayuda de la relojera suiza Audemars Piguet (dueña del 10% del capital), suele dar que hablar. Ya sea porque a Rafael Nadal le roban un reloj de la firma, a la que el tenista representa, porque lanza otro alarde técnico (un guardatiempos de 19 gramos de peso, correa incluida, por ejemplo), o por el precio de sus modelos, entre 60.000 euros y 1,6 millones.

En solo 13 años, la firma se ha consolidado en la exclusiva plaza suiza de relojes de lujo, codeándose con otras marcas centenarias y grandes grupos empresariales. Y lo ha hecho con un producto audaz que dista mucho del de la competencia, con su característica forma de barril y sus colores atrevidos. Se fabrica en Suiza, y nunca más de 200 unidades de cada modelo.

Pero las inquietudes del señor Mille van más allá de la medición del tiempo, y aplica la tecnología y el diseño que imprime a sus relojes a uno de los accesorios masculinos por excelencia: los gemelos, que son un complemento natural de los relojes, por cercanía física.

Los gemelos automáticos de Mille se inspiran en el mismo proceso creativo empleado en sus movimientos relojeros, así como en su desarrollo. Necesitaron dos años de trabajo para alumbrarlos, pues cada uno tiene más de 38 componentes. Están realizados en titanio (también hay una versión con diamantes), con la superficie satinada y biselados a mano, e incorporan un mecanismo patentado que los abre con un pulsador.

Los gemelos de Richard Mille cuestan unos 15.700 euros, tienen una garantía de dos años y están disponibles en las tiendas de la marca. También en su última apertura: la primera boutique de la compañía en Reino Unido, situada en Mayfair, uno de los barrios más pudientes de Londres, que se inauguró la semana pasada en Mount Street, 90. “Esta apertura da importancia a la presencia global de la marca, y estamos encantados de ser parte de esta zona distinguida y vibrante de Londres –dice el consejero delegado de Richard Mille Europa Oriente Medio y África, Peter Harrison–. El mercado de Londres es muy importante para Richard Mille por las ventas locales y en el contexto de un mercado verdaderamente global”.

Artículos relacionados

El palo de golf que le convertirá en amo del ‘green’
Esta hebilla esconde un complejo mecanismo suizo

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *