Las 50 botellas de whisky escondidas en Glenmorangie

by Ana Franco

Nunca sabremos si es realidad o responde a una estrategia de marketing, pero lo cierto es que los responsables de la compañía de whisky Glenmorangie, que pertenece al grupo líder del lujo LVMH, aseguran que han descubierto en un rincón olvidado de una de sus bodegas 50 botellas de un elixir exclusivo, el Glenmorangie 1963, medio siglo después de su creación en las Highlands escocesas.

Estos ejemplares estuvieron madurando en barricas de roble americano (fue el primer scotch whisky que lo hizo, según la firma), y aún lo envejecieron durante dos años más en barricas españolas de jerez oloroso antes de ser presentado al público en 1987. Ahora se venden en tiendas especializadas a un precio recomendado de 2.000 euros cada una.

El nuevo Glenmorangie 1963 ha sido decantado en unas botellas que recuerdan a las empleadas en la década de los sesenta del siglo pasado. Cada una de ellas está grabada con un número y se presenta en un estuche metálico. El interior de la caja es de madera de roble pulido, y contiene una nota personalizada y firmada a mano por Bill Lumsden, director de Destilación y Creación del Whisky de la marca. La etiqueta, el cuello y el tapón de las botellas están realizados en plata maciza.

De color marrón nogal, este single malt desata olores a coco tostado, a dulce de azúcar de vainilla y a cerezas. El paladar más experto detectará notas de melocotón, piña y naranja caramelizada empolvada con azúcar moreno, combinadas con nuez moscada, mazapán y nueces, las notas características de las barricas de ferez oloroso.

Artículos relacionados

Papa Andrés, la nueva joya de los amantes del ron
Un ‘whisky’ celebra los 60 años en el trono de Isabel II

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *