Inicio / Lujos /

Mucho color en la primavera-verano de Manolo Blahnik

logo-deluxes

Mucho color en la primavera-verano de Manolo Blahnik

Cómo se agradece que, una vez más, el gran Manolo Blahnik huya de plataformas y de otras hormas que hacen del caminar femenino un gesto caballuno y zafio. Por el contrario, las creaciones del diseñador canario son una oda a la femineidad, con un toque atemporal y detalles arriesgados y hasta divertidos sin caer en lo tosco. Taconazo sí, de hasta 11,5 centímetros, pero elevar a la mujer hasta el techo con añadidos ridículos, no.

Y después de este alegato a favor de la elegancia, os invitamos a conocer qué hay de nuevo en las tiendas de Blahnik. Fundamentalmente, color, en sandalias, botines y zapatos puntiagudos, pues una de las inspiraciones de Blahnik ha sido la obra del pintor fauvista Henri Matisse. Se deja notar en fucsias, naranjas, verdes, y en algunos detalles de los cuadros del francés. Por ejemplo, las figuras diminutas del modelo Boju representan a personajes danzarines presentes en muchos lienzos de Matisse. Y el detalle frontal del Superba son reminiscencias de los contoneos de las escenas de baile que captó el pintor.

Carrie Bradshaw, protagonista de Sexo en Nueva York y adicta a los manolos, no pasaría desapercibida con los nuevos tacones que ha ideado Blahnik, elaborados con bolas apiladas verticalmente (hasta seis). Lógicamente, no pesan.

Otras ideas le han llegado al diseñador, como ya es habitual, de la botánica, que inspira una serie de zapatos que podrían decorar un jardín inglés. Hay modelos con hojas verdes de acanto y bellotas colgando del tobillo (Acantus), otros con claveles rosas en la parte delantera (Culona), y una sandalia peep toe en lino de flores con una tira alrededor del tobillo (Marga). Percibimos un descuido en el modelo Catalina (de 640 euros), en el que las plumas no están perfectamente adheridas a la piel del zapato y sale a relucir el pegamento. Si ha elegido este par, pida otro nuevo.

Una temporada más, no faltan los clásicos de la firma. Los denominados Sedaraby se presentan en raso negro, en piel plata y en lino azul con lunares blancos. Por último, el diseñador hace un guiño a los Juegos Olímpicos con Mistitak (un zapato de salón en lino con tres tiras escalonadas en bronce, plata y oro, los colores de las medallas) y con Diegaz, una sandalia en bronce de tacón muy alto, con formas que imitan a las columnas griegas.

Los precios de los zapatos de Manolo Blahnik, realizados a mano en Italia, tal y como se indica en su suela de ante, parten de 490 euros.

Estas creaciones no pueden lucir mejor en la tienda de la firma de la calle Serrano de Madrid, que nos gusta por su teatralidad, su alfombra poco sufrida, sus sofás y sus cortinas de terciopelo granate a modo de telón con madroños a ambos lados. Aquí el zapato tiene el especio que se merece. Pero mucho mejor quedará adornando su pie, claro.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *