Nuevo restaurante Sturios: oda al caviar y al champán

by Ana Franco

Acaba de instalarse en un antiguo palacio de Madrid y ofrece restaurante, bar y terraza con jardín. Su dueño ha mimado hasta el más mínimo detalle y el resultado es espectacular.

Qué difícil es encontrar un restaurante nuevo que no presente el mismo aspecto que los demás. Pero lo hemos encontrado: se llama Sturios y su interiorismo no lleva el sello de los habituales decoradores de restaurantes. Sus tres ambientes (un bar, un comedor y una terraza-jardín), divididos en dos plantas, se inspiran en la belle époque. Y lucen detalles de escayola en las paredes, lámparas esféricas de vidrio soplado que emulan las burbujas del champán, moqueta… Gustará más o menos, pero es singular.

Este empeño por ser diferente hay que atribuírselo a Diego Benítez, dueño de este céntrico establecimiento situado en el antiguo Palacio de los Marqueses de Casa Riera de Madrid, frente al Banco de España. Benítez, de 27 años, es uno de los alumnos de la primera promoción de Gastronomía y Artes Culinarias del Basque Culinary Center de San Sebastián. También le ha dado tiempo de empezar Filología Árabe y de hacer prácticas en los restaurantes Arzak y Kabuki. Todo ello le ha servido para tener clara su especialización: el caviar. Y es lo que ofrece en Sturios: caviar, champán y algo (mucho) más.

Como el espacio, la cocina también es afrancesada, clásica, y ningún plato tiene menos de cien años. Se sirve un bacalao Josephine Baker (al pilpil y con camarones) por 23 euros; ratatouille (15 euros); vichyssoise de pollo, cigala y gelatina de sus cáscaras (18 euros); y steak tartar, patatas soufflé y aire de bloody mary (21 euros), entre otros.

Uno de los platos más recomendables es el tuétano. En general, todos presentan una estética muy cuidada y son bastante originales. Las carnes las provee la empresa Discarlux, y los peces, Pescaderías Coruñesas.

Menús de caviar

“Una vez me dijo un cliente: ‘Quiero que me hagas un menú de caviar como lo comes tú en tu casa’. Y el menú ReDada es la respuesta”, cuenta el madrileño Diego Benítez. Este menú cuesta 285 euros y tiene caviar hasta en el postre, un licuado de manzana y albahaca con fruta semiácida y helado de aceite de oliva. Además, hay un menú degustación sin caviar (55 euros), otro con caviar Riofrío (99 euros) y uno más con caviar iraní (145 euros).

“Casi todos los restaurantes que ofrecen caviar están casados con una marca. Nosotros somos el único en el mundo que no se asocia exclusivamente a nadie. Yo elijo en cada momento el caviar que está en mejor estado”, dice Benítez. Ninguna gran marca de caviar ha conseguido conquistarle. “Lo tienen todo vendido y han intentado engañarme”. Así que sus proveedores son dos pequeñas empresas: la granadina Riofrío y Caspian Pearl.

El pan llega del prestigioso obrador Madre Hizo Pan. En cuanto a la carta de vinos, la base son los sakes, los jereces y los champanes, Bollinger y Ayala.

¿Y los precios? Se puede comer en sala por unos 50-60 euros de media. La idea es que no “asuste” un establecimiento basado en el caviar y el champán. Y que el lujo (la cuidada vajilla, el mantel de lino, la cubertería dorada…) sea relajado, no estirado.

Restaurante Sturios

Dirección: Calle Marqués de Cubas, 2. Madrid.

Teléfono: 91 376 60 38.

Horario: de 13.30 h. a 15.30 h. y de 20 h. a 22.30 h. de martes a sábados. De 12 h. a 2 h. la terraza. Cierra lunes y domingos.

Precio medio: 50-60 euros (30 euros en la terraza).

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *