Inicio / Estrategias /

El premio de consolación de los que no se llevan un Oscar

logo-deluxes
Nominados Oscars 2017

El premio de consolación de los que no se llevan un Oscar

Ni Meryl Streep ni Natalie Portman ni Viggo Mortensen se han llevado el Oscar por su trabajo, pero no se puede decir que se hayan ido de vacío de esta edición de los galardones cinematográficos más relevantes. Estar nominado tiene premio.

Además de la publicidad y del espaldarazo hacia el estrellato o del mantenimiento del estatus de estrella, están los otros premios, los que se entregan desde hace unos años a algunos directores y actores en las semanas anteriores a la gala que se celebró ayer.

Estos no los otorga la Academia de Ciencias Cinematográficas estadounidense, sino Distinctive Assets, una empresa que se dedica a repartir alegría en forma de bolsas de regalos en los Grammys, los Oscars y otros acontecimientos de relumbrón. Cada año reparte premios más cuantiosos. Este año, cada bolsa asciende a unos 230.000 dólares, algo más que en 2016. La reciben 25 nominados de las categorías de actuación y dirección.

¿En qué consisten estos obsequios de Oscar? Pues algunos son experiencias de lujo y otros objetos desconcertantes. Este año, la bolsa, denominada Everybody Wins (Todo el mundo gana), incluye varias estancias en destinos muy apetecibles. Entre ellos, el Grand Hotel Tremezzo en el Lago Como (Italia), el Grand Hotel Excelsior Vittoria en Sorrento (Italia), el rancho Lost Coast, al norte de California, y seis días en el resort Koloa, en la isla hawaiana de Kauai.

 

Hotel Tremezzo para Oscars Gift 2017

La estancia en hoteles de lujo es uno de los regalos.

 

Pero hay mucho más. Según la revista Business Insider, incluye un sistema de seguridad de Oomi Home, un purificador de agua portátil i-Water procedente de Korea, un parche que, puesto bajo las axilas, evita las marcas de sudor, un kit de formación para salvar vidas de la American Heart Association, el libro infantil Curlee Girlee, para ayudar a que las niñas amen su pelo, una cama para perros, chocolates, joyas, cremas…

Para las marcas que integran esa bolsa de Oscar, esta estrategia de product placement supone un desembolso mayor o menor (el año pasado, Explore Israel se pudo gastar 1,35 millones de euros si todos los que recibieron su regalo viajaron a Israel, según Forbes), e incluye una tarifa promocional de al menos 3.788 euros.

Lógicamente, las empresas que participan confían en recibir un retorno económico por la acción. De la misma forma que las casas de alta costura pugnan por vestir a tal o cual actriz, también estas empresas quieren invertir en famosos que son una marca (con su consiguiente valor) en sí mismas.

Sin embargo, mucho nos tememos que estos grandes actores y actrices no aparezcan públicamente promocionando algo como el purificador de agua portátil o el vibrador que se regalaba el año pasado. Son demasiadas enseñas las que se adivinan en esas bolsas. Quizás si las joyas fueran de una casa joyera con historia y tradición las lucirían, pero no es el caso.

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *