Panerai en Mr Porter

La alta relojería ha perdido el miedo a vender sus piezas en Internet

by Ana Franco

Hasta hace un año resultaba harto difícil comprar en Internet relojes de alta gama de primera mano, es decir, a estrenar. Pero en los últimos meses, varias compañías de relojería suizas han confiado en tiendas online multimarca para colocar sus productos.

Fundamentalmente, las relojeras han elegido dos portales hermanos: Net-a-Porter, uno de los retailers más influyentes de la Red desde que nació, en 2000 (se dirige a un público mensual mundial formado por seis millones de fans, seguidoras y consumidoras, según la compañía), y Mr. Porter, uno de los destinos de venta minorista online para hombres más conocidos internacionalmente, con marcas como Saint Laurent, Prada, Gucci, Brunello Cucinelli, Ermenegildo Zegna, Moncler y Tom Ford.

Éste último se lanzó en febrero de 2011 y, como Net-a-Porter, pertenece al grupo The Yoox Net-a-Porter, propiedad en un 50% del coloso suizo del lujo Richemont. Su categoría de relojes está en crecimiento, como también lo están las de deporte, tecnología, cuidado personal y estilo de vida.

 

Yoox Net a Porter Group relojes

El Grupo Yoox Net-a-Porter, propiedad de Richemont, se lleva gran parte del negocio.

 

Chopard, una empresa familiar suiza de relojería y joyería, se asoció el pasado octubre con Net-a-Porter, que incluyó en su site las creaciones de la colección más icónica de Chopard, Happy Diamonds. También en octubre, Officine Panerai se decantó por Mr Porter para despachar una selección de 25 ejemplares (14 modelos Luminor, 11 Radiomir y un reloj de sobremesa). En breve lo hará Breitling, tanto en Mr Porter como en su propio site.

“El consumidor busca exclusividad y un estilo único dentro de una selección de calidad asegurada, además de un servicio al cliente y un asesoramiento de máximo nivel”, dijo entonces Toby Bateman, director gerente de Mr Porter.

Antes que ellos se unieron a Mr Porter las marcas Bremont, Baume & Mercier y Bell & Ross, entre otras. No ponen a la venta todas sus colecciones, sino una selección reducida. O una edición cápsula, en el caso de IWC Schaffhausen y Piaget. Tampoco es habitual que vendan las piezas más caras, aunque en Net-a-Porter alguien compró un Panthère de Cartier de oro blanco y diamantes por 113.000 libras (151.344 dólares).

 

Zenith, de LVMH

Zenith, propiedad de LVMH, fue la primera en llegar.

 

La primera marca de relojes suizos de alta gama que vendió en Mr Porter fue Zenith, del grupo LVMH. “La distribución online no puede ser ignorada en la actualidad. La selección de producto, la experiencia y la calidad de los servicios de MrPorter.com encajan perfectamente con el estilo y la autenticidad de los relojes Zenith, y ese fue un punto importante en nuestra decisión. Esta plataforma pionera en el comercio online ha revolucionado los hábitos de venta de hombres distinguidos y modernos. Sus clientes tienen una edad media de 35 años y un 70% de los mismos tienen una edad comprendida entre los 26 y los 45 años. Obviamente, se trata de una oportunidad para nosotros de dirigirnos a un público más joven que el existente en nuestros canales de venta habituales”, dijo un portavoz de la enseña cuando se lanzó el acuerdo, a finales de 2015.

El potencial del mercado del lujo digital es enorme. La consultora McKinsey & Company proyecta para 2025 una participación online del total de ventas de lujo del 18%, con un valor de aproximadamente 70.000 millones de euros al año (83.000 millones de dólares), convirtiendo al comercio electrónico en el tercer mercado de lujo más grande del mundo, después de China y Estados Unidos.

 

Regalos bolsas Net-a-Porter

La otra web de referencia para la relojería es Net a Porter.

 

En los años 2015 y 2016, la crisis de ventas que vivió la relojería suiza se tradujo en la búsqueda de nuevos canales de distribución para colocar los excedentes de inventarios, de ahí el pequeño boom del ecommerce. Por ahora, las relojeras no piensan prescindir de sus tiendas físicas, tanto propias como de los distribuidores que tienen como socios. No quieren competir con los minoristas, sino que lo consideran una manera complementaria de incrementar su notoriedad de marca y de acercarse tanto a sus clientes actuales como a clientes potenciales.

 

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *