Un hotel a revisión: The Oitavos (Cascais, Portugal)

by Ana Franco

Si considera que el lujo es el espacio, éste es su hotel. Se llama The Oitavos y ocupa varias hectáreas del Parque Nacional de Sintra-Cascais, en la costa central portuguesa. Se trata de uno de esos hoteles que es un destino en sí mismo, sobre todo si practica el golf, pues lo tiene todo para ser feliz: buena comida, piscinas climatizadas, spa, tranquilidad, vistas (al Atlántico y a la Costa de Estoril), un clima privilegiado y un campo de 18 hoyos nada fácil con par 71 y 6.300 metros de longitud.

Con estas credenciales no iba a ubicarse dento de una urbe. Hay que recorrer 20 minutos en coche desde el Aeropuerto de Lisboa para alcanzar el edificio que lo alberga, de aspecto moderno y amplísimos ventanales, de manera que la rimbombante naturaleza colindante y la luz natural se cuelan por cada rincón.

Todas las habitaciones de este establecimiento que fundó en 2010 la potentada familia portuguesa Champalimaud gozan de un balcón privado con vistas al Atlántico y/o al campo de golf y a las dunas que lo colman. La más pequeña mide 40 metros cuadrados, lo que da una idea de que aquí el espacio sobra. De hecho, los pasillos no tienen nada que envidiar a una pista de aterrizaje.

¿Cuál es el peligro de tal derroche de holgura y de una decoración minimalista en la que priman los tonos azules? La frialdad. Las estancias no abrigan al huésped, circunstancia que el servicio trata de paliar con una sonrisa cálida (perdón por la cursilería). Sin embargo, están repletas de detalles, como un tocador (un elemento que pocos hoteles ofrecen), un galán de noche y un WC al estilo japonés con chorros limpiadores y secador.

Los detalles

La oferta gastronómica de The Oitavos es estupenda. Las opciones pasan por las viandas japonesas del Japanese Bar, por las comidas ligeras en la piscina al aire libre, por los productos locales y frescos del restaurante Verbasco, situado en la casa club de golf, y por la propuesta más formal del Ipsylon, un restaurante diáfano situado en la misma planta de la recepción.

En éste último hemos probado un carpaccio de langostino delicioso y un postre de chocolate con forma de flor de lo más original que recomendamos vivamente. El Ipsylon cuenta don dos menús: un Bistrot durante todo el año y otro Gastro de temporada. Por las noches, el chef ofrece Le Diner du Chef, un menú degustación que varía cada día y cuyo eje son los mariscos y pescados.

El hotel, a dos kilómetros de la playa, se basta y se sobra por sí mismo, pero estando cerca del punto más occidental de Europa continental sería un pecado no visitar el Cabo da Rocha, o las localidades costeras de Sintra, Estoril o la propia Cascais si no las conoce. Eso sí, a la hora de la puesta de sol, recomendamos permanecer en la habitación y no perderse el espectáculo.

 

Ficha técnica

Dirección: Quinta da Marinha, Rua de Oitavos. Cascais (Portugal).

www.theoitavos.com/index.php

Nº de habitaciones: 142 (entre ellas, 126 lofts, dos suites y una villa con suite).

Mejor habitación: The Forte. Se trata de una villa integrada entre las dunas, formada por una suite de 120 metros cuadrados, salón comedor, cocina totalmente equipada, piscina privada al aire libre de agua marina y un mayordomo personal.

Servicios: canguro para niños, cuatro restaurantes-bares, actividades varias (golf, hípica, yoga, tenis, squash, pádel, ciclismo, tour en helicóptero, clases de Fitness, surf), tienda de golf, 11 salas de reuniones, centro de conferencias con capacidad para 1.300 personas, business center.

Internet y tecnología: wi-fi gratuito.

Precio: entre 155 € y 1.095 € la noche en habitación doble.

 

Otros hoteles a revisión

ME Ibiza, el hotel-discoteca (Ibiza)

Villa Padierna Thermas Carratraca (Málaga)

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *