Una lupa sobre la industria de la alta relojería suiza

by Ana Franco

El mercado relojero está dominado por unos pocos países liderados por China y Suiza. El gigante asiático es el primer productor del mundo en términos de volumen, mientras que Suiza disfruta de una situación cercana al monopolio en la fabricación de las piezas de lujo, según se recoge en el informe que el banco Credit Suisse ha elaborado recientemente sobre esta industria.

La plaza suiza de relojes suma alrededor del 2,5% de la producción total en unidades, pero es, de lejos, el líder en exportaciones de relojes en términos de valor. Tras el sector farmacéutico y el de maquinaria, el relojero es el tercer mayor exportador del estado. Casi toda su producción se exporta (un 95%), y prácticamente ninguna otra industria está tan enfocada en las exportaciones y, por lo tanto, ninguna otra confía tanto en alcanzar el éxito en un entorno internacional.

En la última década, las exportaciones de la plaza relojera suiza han crecido a una tasa anual media del 7,2%, mucho más rápido que otros sectores industriales del país. El periodo más impresionante fueron los años 2010 a 2012, con crecimientos de más del 10%. En los últimos meses el negocio se ha ralentizado, aunque las exportaciones se mantienen en niveles récord a largo plazo.

La relevancia de los emergentes

La industria relojera suiza debe su éxito al crecimiento de los mercados emergentes. En los últimos 10 años, Asia fue la región que más contribuyó a su auge. Los países de este continente fueron los responsables del 70% del crecimiento de las exportaciones entre 2000 y 2012. El año pasado, un 28% de las exportaciones fueron a parar a China, incluida Hong Kong.

Pero las tornas han cambiado. China ha liderado el crecimiento pero también ha sido responsable de la ralentización de ese ascenso en los últimos meses. Las medidas anticorrupción del Gobierno chino, las restricciones a la publicidad y el menor crecimiento de su PIB han contribuido a ello. Por lo tanto, la caída de las exportaciones suizas debe ser vista como algo “normal”, más que como una depresión, según Credit Suisse. China seguirá creciendo, debido a las mejoras en la forma de vida de sus ciudadanos y al desmantelamiento de las barreras comerciales.

El liderazgo de los mercados emergentes no ha hecho más que comenzar. Credit Suisse espera que Vietnam, India, Rusia, Ucrania, Malasia y México incrementen su participación en las exportaciones de relojes suizos en los próximos años. También lo harán Brasil, Argentina, Sudáfrica, Tailandia y Turquía, mientras que los mercados europeos maduros como Italia, Alemania y Reino Unido perderán importancia en este sentido.

Lea el informe completo (en inglés).

Artículos relacionados

Un nuevo escenario para la alta relojería suiza
El lujo vuelve a los niveles de crecimiento de 2009

Cinco claves en la evolución del mercado del lujo
Christie’s prepara otra venta de relojes para noviembre

Compartir este artículo

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *